Primeros pasos

1) ANTES DE UTILIZAR LA TRAILCAM

SIEMPRE, hay que tener una tarjeta SD introducida. Si no lo haces, la cámara no hará fotos y ni siquiera se encenderá. Además hay que tener introducidas las pilas con la polaridad indicada para que se ponga en funcionamiento.

Recomendamos usar tarjetas de entre 4gb y 32gb. Las tarjetas con capacidades superiores o inferiores pueden no funcionar en la trailcam. Aconsejamos tener dos tarjetas, una para dejarla en la cámara, otra para llevarla a casa y ver las fotos tranquilamente. Las tarjetas pueden ser micro SD con adaptador.

Se pueden usar pilas AA recargables pero la autonomía de la cámara será bastante inferior. Por eso recomendamos usar pilas alkalinas AA de marca energizer o duracell. Marcas de supermercado, de baja calidad, pueden sulfatarse y estropear la cámara anulando la garantía.

2) ENCENDER LA CÁMARA Y MODOS DE FUNCIONAMIENTO

Una vez con las pilas y la tarjeta, desplazaremos el interruptor a “set-up”. Es el modo que se usa para programar la cámara y hacer pruebas de detección. La pantalla se encenderá y podremos ponerla en hora y programarla a nuestro gusto. Una vez hayamos finalizado, pondremos la cámara en funcionamiento desplazando el interruptor a “on”. ¡Ya está! Al cabo de unos segundos la cámara empezará a detectar movimiento y tomar fotos y/o vídeos.

3) COMO COLOCAR UNA TRAILCAM

La cámara viene con una correa de nylon para poder colocarla. Nosotros aconsejamos usar soportes que ayudan mucho a apuntar y asegurar la cámara.

En el lugar donde pongas la trailcam, despeja su campo de detección de ramas y hojas que puedan moverse con el aire, pues esto hará que la trailcam tome fotos “falsas” (sin animal en en la foto).

En verano, la trailcam puede tomar fotos “falsas” al producirse grandes diferencias de temperatura al soplar el aire o pasar una zona de sol a sombra. Para paliar esto, si tu cámara de caza tiene esta opción, ajusta el modo detección de alto a bajo o programala para que no haga fotos en las horas centrales del día.

4) ZONA DE DETECCIÓN

Para saber donde está captando movimiento y donde no, pon el interruptor de la trailcam en set-up. Un piloto rojo o verde (dependiendo del modelo de cámara) se encenderá cada vez que la cámara detecte movimiento. Muévete alrededor y cercionate dónde y a qué distancia te capta.

El alcance del sensor de movimiento/temperatura depende de las condiciones de humedad y temperatura exteriores. Como funciona con diferencias de temperatura, esta diferencia es menor si el ambiente es caluroso y mayor si es frío. Por eso la cámara detectará más lejos si hace frío, y menos si hace calor.

Los alcances facilitados en esta página son en condiciones de temperatura de 20-25º y humedad menor al 90%.

5) BATERÍAS Y AUTONOMÍA

Se pueden usar pilas recargables pero la autonomía de la cámara será bastante inferior. Por eso recomendamos usar pilas alkalinas de marca energizer o duracell. Resisten las bajas temperaturas y tienen una duración superior al resto. Marcas de supermercado, de baja calidad, pueden sulfatarse y estropear la cámara anulando la garantía.

Las pilas de litio son las de mayor duración del mercado: hasta 5 veces más. Son las que mejor resisten el frío y no se sulfatan.

Adicionalmente, a las trailcam se le puede conectar una fuente externa, es decir, una batería o un panel solar para que aumentar considerablemente la autonomía y no gastar dinero en pilas. La cámara primero obtendrá energía de la fuente externa de alimentación y cuando ésta se termine, volverá a consumir de las pilas.

La autonomía de una cámara de caza varía en función de la intensidad de uso. Lo que más consume son los vídeos nocturnos y lo que menos, las fotos diurnas. Hacer vídeos nocturnos largos reduce considerablemente la autonomía: tenlo en cuenta a la hora de programar tu trailcam.